¿Cómo trabajar desde casa conviviendo con mi familia? #Coronavirus

¿Cómo trabajar desde casa conviviendo con mi familia? #Coronavirus
PH: Diario El País

Evitar distracciones con la familia alrededor no es tarea sencilla.

Como estudiante universitario que todavía vive con sus padres y hermanos, no hay un solo espacio en el hogar que permanezca en silencio por mucho tiempo. Hay una televisión encendida en cada habitación y es una de las tantas distracciones”. Eso dice Martín, consultante de PlandeCambio.

Te proponemos que elijas el sector de la casa donde haya una mesa o escritorio en un área con la menor cantidad de distracciones visuales posible.

Asegurate que tu familia sepa que durante determinadas horas vas a estar concentrado en tus estudios, y que no podran recurrir a vos durante ese período.

No elijas el sofá, ni un espacio donde haya circulación constante de personas y estímulos.

“Vivo con mi marido y nuestros tres hijos. No puedo trabajar en mi emprendimiento online, ya que todo el tiempo me interrumpen y hay cosas para hacer en casa”

Elegí un horario que sea tranquilo: un momento del día que puedas disfrutar del silencio en casa. Quizas, una opción podría ser temprano por la mañana cuando todos continúan durmiendo.

También podes utilizar auriculares para bloquear las distracciones del ruido de la calle y de tu casa.

Sé capaz de aislarte durante un tiempo al día y asegurate de que los límites sean respetados por los miembros de tu familia. Comunica la importancia de tu horario laboral.

Asegurate que tu familia y amigos sepan que trabajas desde casa para que puedan respetarlo. Esto significa poder decir no a cuidar a tus hijos durante determinados momentos del día, que previamente acordaron con tu pareja.

Que trabajes desde casa, no significa que siempre estas disponible. Tanto vos como tu familia, deben comprender los límites de tiempo, para que tu rendimiento y productividad puedan mantenerse en el tiempo.

¿Necesitás ayuda? Reservá una consulta en PlanDeCambio.

Autores: Dr. Gabriel Brenner, Lic. Shirly Kohn

Fuente: Additudemag